"Memorias de la lucha campesina"

    Cristiano, mestizo y tomador de fundo

    Julián Bastías Rebolledo

    LOM Ediciones. Primera edición, Santiago de Chile 2009, 244 páginas.

    Para quienes busquen desentrañar los móviles que animaron a miles de jóvenes chilenos de los años 60 y 70 a comprometerse por un cambio social de fondo y por un país más justo, este libro constituye, sin lugar a dudas, un testimonio insoslayable.

    Escrito casi cuarenta años después de los hechos evocados, la reflexión política y humanista del autor no ha perdido un ápice de validez ni de sinceridad. Lo que Julián Bastías dice hoy es lo que pensaba hace cuatro décadas y es aquello por lo que dejó todo de lado para vivir en el seno del pueblo mapuche, «para ser uno más de ellos», como explica en sus memorias... En su relato no hay arrepentimiento, pues no hay lugar para ello, ni deseos de revancha, pues ese es un sentimiento inexistente en el espíritu de este cristiano-marxista, mirista desde los orígenes de ese partido de nuevo tipo que él y muchos otros aspiraban a crear.

    Esta obra no es una biografía. Su hilo conductor es la evolución de las luchas sociales de esa época, vivida desde el punto de vista del pueblo mapuche.

    La no violencia, la escucha y el respeto del otro y sobre todo la profunda esperanza de un mundo mejor son los elementos constitutivos de este relato. Se tiene la neta impresión de estar frente a un hombre derecho e íntegro, que los Franceses dignificarían con el título de “honnête Homme”.

    El profundo contenido humanista y revolucionario de este libro no atenta jamás contra su calidad literaria. Frecuentemente ella nos lleva a momentos de suspenso o a situaciones de tensión narrativa propias a las buenas novelas policiales o de espionaje. Tampoco están ausentes las situaciones cómicas o las anécdotas tiernas, párrafos en que el autor muestra un excelente manejo de la lengua.

    Por último habría que subrayar, que Julián Bastías toca temas dolorosos y tristes: el asesinato y la desaparición de la casi totalidad de sus camaradas de lucha, la dramática realidad actual de las comunidades mapuche por las cuales él tanto luchó, el naufragio del sueño de una sociedad más justa. Tampoco están ausentes, ni una visión crítica de la experiencia orgánica del MIR, ni reproches velados de actitudes personales de algunos de sus militantes. No obstante, en eso también el autor muestra una fineza, una sutileza y una lealtad a toda prueba, pues jamás cae en la crítica acerba o en el comentario malévolo. Para terminar solo tendríamos que decir que los jóvenes chilenos de hoy no pueden dejar de leer este libro, sin duda uno de los mejores testimonios de un tiempo pasado, pero siempre promesa de un claro porvenir.

    Ricardo Parvex


Imprimir Crear en PDF Recomendar
20 AÑOS DE VIDA DE LA ASOCIACIÓN DE EX-PRESOS POLÍTICOS CHILENOS-FRANCIA
¡𝐁𝐚𝐬𝐭𝐚 𝐝𝐞 𝐢𝐦𝐩𝐮𝐧𝐢𝐝𝐚𝐝!!
Luciano CRUZ y Clotario BLEST
El caso Quemados
A todos los que luchan por la Dignidad y la Justicia, a los indignados: