Boletín de Mayo del 2008

    Editorial

    A doce días de iniciarse el juicio que la justicia francesa instruye contra quince torturadores de la dictadura chilena, nos encontramos con que éste ha sido postergado sine die. Es éste un duro golpe para las asociaciones que trabajan desde hace años en la preparación de este evento histórico; un anuncio devastador para las familias que esperan desde hace treinta y cinco años que la justicia haga al fin su trabajo. Incomprensión, por último, para una opinión pública a la que le cuesta seguir los imprevistos, los giros y los incalculables plazos que pareciera requerir la justicia para hacerse realidad… Para nuestra asociación, creada hace diez años precisamente para animar y estimular la búsqueda de la verdad y de la justicia, y que de hecho es parte civil en este proceso, este aplazamiento repentino y brutal plantea un dilema de orden moral y político: salvar la acción legal iniciada por las familias y respaldada por las asociaciones, sin por ello mantener el silencio frente a las fallas, a la excesiva burocracia y a las negligencias del aparato judicial francés.

    En efecto, la crítica hiriente y desproporcionada que esta nueva frustración puede provocar entre las víctimas directas, así como entre nuestros propios camaradas, puede contribuir – sin quererlo forzosamente – a desacreditar y a ensombrecer aún más la imagen de la justicia. Con ello, ¿no corremos acaso el riesgo de desacreditar al mismo tiempo la acción judicial puesta en marcha por las familias, así como las futuras penas y condenas que reclamamos para los crímenes de la dictadura chilena?

    Pero permanecer en silencio y no decir nada ante lo que pareciera ser una acumulación de ”yerros” y “tropiezos” de la justicia francesa no sería digno de nosotros, ni aceptable para los ciudadanos responsables que deben exigir justicia para todos y cada uno. Nuestra asociación, y junto a ella otras asociaciones amigas (FIDH, CODEPU, LDH, France Amérique latine), deben exigir que este proceso prosiga hasta su culminación y que cada viuda, cada huérfano, cada familia, pero también el conjunto de la sociedad puedan ser reparados, indemnizados y reconocidos en su dolor. Para ello, tendremos sin duda que esperar todavía largos meses. Ocupemos provechosamente este tiempo para informar, sensibilizar y promover la verdad y la justicia en cada una de nuestras reuniones, en cada uno de nuestros boletines y en nuestro sitio internet. Los meses venideros serán así el período preparatorio para que este juicio sea verdaderamente el juicio simbólico, incluso histórico, que todos necesitamos.

    Biografía de los cuatro franco-chilenos del proceso

    Alfonso Chanfreau Nacido el 22 de diciembre de 1950, Alfonso Chanfreau estudia filosofía en Santiago. Líder carismático, es uno de los representantes estudiantiles. Militante del MIR, será arrestado el 30 de julio de 1974 en su domicilio y enviado al centro de detención de Calle Londres. Al día siguiente, su esposa Erika Hennings será también arrestada y torturada delante de él, siendo liberada luego de cuatro meses de detención, el 6 de noviembre de 1974. Luego de permanecer en distintas cárceles clandestinas, Alfonso Chanfreau habría sido enviado a Colonia Dignidad, propiedad de una secta alemana, situada 350 km al sur de Santiago. Esta Colonia fue creada por Paul Schaefer, un ex nazi refugiado en Chile. Después del golpe de Estado, éste ofrecerá sus instalaciones a Pinochet, quien las utilizará como centro de tortura y de detención, pero también como centro de formación para los miembros de la DINA. Sus condiciones de aislamiento y secreta ubicación permiten al dictador llevar a cabo sus operaciones de exterminio en toda discreción. Fueron muy escasos los detenidos que sobrevivieron a su paso por este lugar. Alfonso Chanfreau habría tenido una permanencia de largos meses en este recinto antes de desaparecer.

    Jean-Yves Claudet Nacido el 30 de enero de 1939, Jean-Yves Claudet es ingeniero químico y milita en el MIR. Como tantos otros, será llevado al Estadio Nacional de Santiago donde sufrirá un mes de pesadas torturas. La recuperación de su libertad no durará más que una semana: será nuevamente encarcelado y detenido durante un año en la Penitenciaría de Santiago, antes de poder ser repatriado en Francia, a fines de noviembre de 1974. Luego de retomar contacto con sus compañeros del MIR, se convertirá en mensajero internacional. El 31 de octubre de 1975, viaja a Buenos Aires; deposita sus maletas en el hotel Liberty ; el 1º de noviembre, es secuestrado por José Osvaldo Riveiro, también conocido bajo el nombre de “Osvaldo Rawson”, quien actúa concertadamente con Enrique Arancibia Clavel, agente de enlace de la DINA chilena. Este último enviará un mensaje al general Raúl Eduardo Iturriaga Neumann, para informar a la DINA que Jean-Yves Claudet ha sido ultimado luego de ser interrogado. Este crimen co-organizado por los servicios secretos chilenos y argentinos prefigura la operación Cóndor, coordinación represiva sudamericana.

    Georges Klein Nacido en Francia el 29 de diciembre de 1945, de padre austríaco y de madre rumana perseguida por los nazis. Georges Klein llega a Chile en 1953, país en el que realiza estudios de medicina. Milita en el Partido Socialista chileno desde su adolescencia. Cuando Salvador Allende arriba a la presidencia, Klein trabaja activamente en su entorno más cercano como consejero. El 11 de septiembre de 1973, acompaña al Presidente Allende en la batalla de la Moneda. Con el despiadado bombardeo al Palacio presidencial, el Presidente pide a sus hombres que se rindan, pero rehusando capitular, se suicida en el momento en que éstos descienden hacia la salida. Los combatientes son directamente tomados prisioneros por los soldados que se encontraban a la salida del Palacio. Georges Klein será así detenido junto a sus compañeros en el regimiento Tacna. Dos días más tarde, habría sido trasladado por un pelotón, con veinte otras personas, para ser ejecutado; hasta el día de hoy se encuentra desaparecido.

    Etienne Pesle (ex sacerdote) Nacido el 9 de enero de 1924, parte a Chile en 1953 para dedicarse a un programa de ayuda a los más pobres. En 1966, abandona el sacerdocio para casarse con Haydée Mendez Cáceres, sin abandonar su trabajo al servicio de los más necesitados, y en particular de los Mapuche, pueblo originario de la región sur del país. Profesor en la Universidad de Temuco, trabaja activamente por la aplicación de la Reforma Agraria en el marco del INDAP (Instituto de Desarrollo Agropecuario), lo que despierta la ira de los latifundistas. El 19 de septiembre de 1973, es apresado por la Fuerza Aérea y desaparece. Algunos piensan que su cuerpo habría sido lanzado desde un avión al Océano Pacífico.

    ¿QUIÉNES SON LOS QUINCE ACUSADOS DEL JUICIO EN FRANCIA?

    Desde el 19 al 23 de mayo debía llevarse a cabo en París el juicio – en ausencia – de los 15 miembros de la dictadura chilena acusados de “arresto y detenciones o secuestros con el agravante de torturas o de actos de barbarie”. Aunque el juicio haya sido aplazado hasta una fecha no determinada, nos parece conveniente y necesario entregarles algunas informaciones relativas a estos 14 militares y un civil:
    - CONTRERAS SEPÚLVEDA Juan Manuel, 78 años, General del Ejército, Director de la DINA (Dirección de Inteligencia Nacional). Condenado a 12 años de prisión, actualmente se encuentra recluido en el “Penal Cordillera” (esta prisión está al interior de la Escuela de Telecomunicaciones del Ejército).
    - ESPINOZA BRAVO Pedro Octavio, 75 años, Brigadier General del Ejército, ex N°2 de la DINA, jefe presunto de la operación “Caravana de la muerte”, responsable del homicidio de Orlando LETELIER en Washington (ex Ministro de Relaciones Exteriores del Presidente S. ALLENDE). Está cumpliendo una pena de 6 años en la cárcel “Punta Peuco” en Chile.
    - BRADY ROCHE Herman Julio, 87 años, Comandante de la II División del Ejército en Santiago de Chile al momento del golpe. Jefe de zona en estado de emergencia y juez militar. Es acusado del delito de secuestro de 12 detenidos desaparecidos arrestados el 11 de septiembre de 1973 en el “Palacio de la Moneda”. Estos últimos fueron ejecutados el 13 de septiembre en Peldehue. Todos los cadáveres fueron exhumados en 1978 y lanzados al mar. El general BRADY fue condenado en 2004 por genocidio, terrorismo y tortura. Podría encontrarse en Alemania usando una identidad falsa.
    - SANDOVAL POO Emilio, 72 años, oficial de la Fuerza Aérea (FACH), Capitán reservista. Responsable del arresto de Etienne PESLE. Se convirtió en comerciante en Temuco, a 650 km al sur de Santiago. Una orden de detención internacional en su nombre fue interpuesta por la justicia francesa.
    - RAMÍREZ PINEDA Luis Joachim, 82 años, Teniente-Coronel en el Regimiento “Tacna”, General (R) bajo las órdenes directas de BRADY en Santiago. Arrestado el 13 de septiembre de 2002 en Argentina. Tiene una orden de extradición en Francia (por el caso KLEIN).
    - AHUMADA VALDERRAMA Rafael Francisco, 63 años, ex Capitán del Regimiento “Tacna”, sospechoso de haber ejecutado al Doctor Georges KLEIN en Peldehue.
    - GODOY GARCÍA Gerardo Ernesto, 61 años, Coronel (R) de Carabineros, ex Vicecomandante del Ejército. Jefe del comando “Tucapel”, grupo de intervención de la DINA. Acusado de aplicar tortura a 20 prisioneros políticos en “Villa Grimaldi” (principal centro de tortura de Chile desde el cual desaparecieron cerca de 400 presos políticos entre 1974 y 1975). Fue condenado a 5 años de prisión por complicidad en el secuestro y desaparición de Miguel Angel SANDOVAL RODRIGUEZ.
    - ZAPATA REYES Basclay Humberto, 61 años, Brigadier militar conocido por numerosas violaciones a presas políticas y responsable de la desaparición de Alfonso CHANFREAU. Fue condenado a 10 años de reclusión a contar del mes de junio 2007 en la cárcel de “Punta Peuco”.
    - KRASNOFF MARTCHENKO Miguel, 62 años, ex Capitán del Ejército, participó en las sesiones de tortura que se realizaban en “Londres 38”, conocida como “la Casa del terror”. Jefe del grupo “Halcón” de la DINA. En 1991 era aún Coronel en servicio de las Fuerzas Armadas, en Valdivia, en el sur del país. Condenado en 2005 a 10 años de presidio (en el Penal Cordillera) por el secuestro calificado de Miguel SANDOVAL. Su nombre aparece en 91 casos de personas desaparecidas y ejecutadas, entre ellas los españoles Carmelo SORIA y el sacerdote Antonio LLIDO.
    - MOREN BRITO Marcelo Luis, 72 años, Coronel (R) del Ejército destinado a la DINA. Jefe de “Villa Grimaldi”, también ha sido mencionado en 91 casos de detenidos desaparecidos y de ejecutados. Fue condenado a 11 años de cárcel en 2005.
    - SCHAEFFER SCHNEIDER Paul, 86 años, ex nazi, jefe de “Colonia Dignidad”, lugar de detención de la dictadura. Fue arrestado en Argentina en 2005 luego de 7 años de fuga. Este fugitivo de la justicia internacional también era buscado en Alemania desde 45 años. En Chile está implicado en la desaparición del militante del MIR Álvaro VALLEJOS ocurrida en 1974.
    - ARANCIBIA CLAVEL Enrique Lautaro, 63 años, miembro de la DINA. Condenado a cadena perpetua en Argentina por el homicidio del General Carlos PRATS (ex Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas chilenas durante el gobierno de S. ALLENDE) y de su esposa Sofía CUTHBERT el 30 de septiembre de 1974.
    - ITURRIAGA NEUMANN Raúl Eduardo, 70 años, Mayor del Ejército en 1977. Se desempeñó como Sub-Jefe del Departamento de Inteligencia de la DINA. Implicado en la “Operación Colombo” (el caso de 119 detenidos desaparecidos chilenos, presuntamente desaparecidos en Argentina). Participó en los crímenes del General (R) Carlos PRATS en Buenos Aires, de Orlando LETELIER en Washington y en el atentado perpetrado contra Bernardo LEIGHTON (ex Vicepresidente de Chile) y contra su esposa Anita FRESNO en Roma en 1975. Fue condenado a 18 años de cárcel por una Corte italiana. Actualmente cumple una pena de 5 años en el “Penal Cordillera”.
    - ZARA HOLGUER José Octavio, 65 años, General (R). Era el brazo derecho de Manuel CONTRERAS en las actividades que realizaba la DINA en el exterior. Participó en el doble homicidio con agravante por explosión llevado a cabo en Argentina (caso PRATS). La jueza argentina SERVINI de CUBRIA solicitó su extradición, pero ésta le fue rechazada por la Sala Penal de la Corte Suprema de Chile, en virtud de la “Convención de Montevideo”, que da la prioridad a los procesos en curso en el país de los inculpados.
    - RIVEIRO José Osvaldo, 74 años, Teniente-Coronel del Ejército argentino. Es el segundo responsable de la policía secreta entre 1980 y 1984. Su extradición fue solicitada por jueces franceses y suecos. Reside en Argentina, en libertad, protegido por sus camaradas de armas, bajo el pretexto que “habría perdido un poco la memoria”. Reconocido por sus servicios como monitor instructor del ejército de Honduras en los años 80.

    Este proceso pertenece a todas y todos

    El juicio francés contra quince altos responsables de la dictadura chilena, que debía llevarse a cabo en el Palacio de Justicia de París durante la tercera semana del mes de mayo, no tendrá lugar en el corto plazo. Su aplazamiento tan repentino como decepcionante, dilata nuestra espera en varios meses y pone a prueba nuestra paciencia ya bastante agotada. Sin embargo, como es nuestra obligación continuar esta lucha y perseverar en nuestra demanda de verdad y justicia, sería de interés poder aprovechar este tiempo para una mejor preparación de lo que viene.

    En efecto, en el transcurso de estos últimos meses, hemos constatado dos situaciones que ameritan ser pulidas o mejoradas. Por una parte, la avenencia, la coherencia y la coordinación entre los querellantes, en particular entre algunas familias de víctimas y las asociaciones que son partes civiles del juicio. Por otra parte, los esfuerzos que debemos seguir desarrollando para mantener la atención y el interés que este juicio han suscitado en el seno de la comunidad chilena de Francia.

    En relación a la primera situación, hay que reconocer que fueron los familiares de las víctimas franco-chilenas (de nacionalidad francesa en este caso) los primeros en reaccionar y querellarse ante la justicia francesa, al momento del arresto de Pinochet en Londres. Lo que es perfectamente normal. Las asociaciones lo hicieron mucho más tarde, en particular por las condiciones legales que debían cumplirse para obtener el derecho de ser parte civil. En el caso de nuestra Asociación de Ex Presos Políticos Chilenos en Francia, nacimos precisamente en ese momento, siendo nuestra primera vocación reunir testimonios para aportarlos a la justicia española.

    El objetivo central de nuestra vida asociativa durante casi diez años ha sido el de acabar con la banalización de la tortura, los maltratos y la barbarie que – sin saberlo – habíamos integrado como cosas que no ameritaban iniciar acciones legales. Asumimos estos atropellos en silencio por cerca de un cuarto de siglo y nuestra aceptación silenciosa y resignada no ayudó ni a la verdad ni a la justicia. Habíamos escapado a la muerte y a la desaparición, lo que nos convertía entonces en “privilegiados” que no tenían el derecho de reclamar nada, ni de presentar una querella o de llevar a nuestros antiguos torturadores ante la justicia. Fue necesaria la detención del torturador principal para que este sistema, del cual éramos las primeras víctimas pero también los cómplices, sea desmontado, haciéndonos salir de la increíble pasividad en la cual estábamos sumidos. A partir de ese momento, reunimos los testimonios de nuestros propios compañeros, multiplicamos las querellas y las acciones judiciales, nos constituimos en parte civil en una serie de casos legales que nos concernían. Uno de los cuales fue la instrucción francesa contra los responsables del secuestro, torturas y actos de barbarie de cuatro franceses desparecidos.

    No hay ningún mérito en esto, pero reivindicamos nuestro pleno derecho a ser representados en este procedimiento judicial. Este juicio pertenece a todas las víctimas de la dictadura y no sólo a las familias, que fueron las primeras afectadas, pero no las únicas. No hay querellantes de primera o segunda categoría, ni distribución de puntos por orden de llegada. Seamos claros. Estamos lejos de querer disputar a las familias su lugar en el horror vivido a lo largo de estas tres décadas. Ese dolor, son las únicas a sufrirlo directamente y de manera permanente. Sin embargo, su inmensa pena no puede privar a las asociaciones de solidaridad – tanto de defensa de los Derechos Humanos como de los antiguos presos – de su derecho a llevar a la justicia a los asesinos de sus antiguos camaradas, amigos y compañeros de ideales.

    En lo relativo al segundo desafío, esto es, mantener el interés de la comunidad chilena en Francia, no nos queda más que redoblar desde ahora nuestro trabajo de explicación, de comunicación y de agitación en torno a este juicio histórico que seguimos anhelando con determinación.



Los 4 franco-chilenos del Proceso
Los 4 franco-chilenos del Proceso
Imprimir Crear en PDF Recomendar
20 AÑOS DE VIDA DE LA ASOCIACIÓN DE EX-PRESOS POLÍTICOS CHILENOS-FRANCIA
¡𝐁𝐚𝐬𝐭𝐚 𝐝𝐞 𝐢𝐦𝐩𝐮𝐧𝐢𝐝𝐚𝐝!!
Luciano CRUZ y Clotario BLEST
El caso Quemados
A todos los que luchan por la Dignidad y la Justicia, a los indignados: